lunes, 10 de marzo de 2014

NUNCA SALGO DE CASA… LA CASA ES LA MISMA

Recibimiento en el Aeropuerto


Calurosa y familiar bienvenida a Madre General, S. Yvonne Reungoat, que inicia su peregrinación por la Inspectoría “Virgen del Camino”

 Algo más tarde de lo esperado pero bien ligera de equipaje, tras extraviarse su maleta, Sor Yvonne pisa tierra gallega en el aeropuerto de Santiago de Compostela. Un nutrido grupo de profesores del colegio de “La Encarnación”, educadores y menores de la casa familia “Laura Vicuña”, hermanas de la comunidad más cercana - Caldas de Reis (Pontevedra) - y miembros del Consejo Inspectorial esperaban impacientes la llegada de peregrina tan ilustre que no sucede hasta pasadas las diez de la noche.

 



Un ramo de flores y un cartel de bienvenida son el primer gesto de acogida al que suceden las expresiones de cariño de niños, seglares y hermanas. Sor Teresa de Jesús Rubio, Inspectora, en nombre de todos, le dirige unas sencillas y cálidas palabras de bienvenida recordando como llega, a los pies del discípulo del Señor, y como él, también ella “discípula-peregrina, recorrerá el camino inverso, al encuentro de Nuestra Señora, la Virgen del Camino en León. En su itinerario, hospitaleras y hospitaleros le abrirán su puerta con una consigna: Nuestra Casa, tu HOGAR”, lema que acompañará la visita de Madre Yvonne por esta Inspectoría. Durante este saludo la Madre fue revestida por el atuendo propio de todo peregrino… la capa, el sombrero y el bordón. “Gracias, Madre,  por ponerte en camino, visitar nuestra casa, y hacernos sentir que es también tu hogar” - eran el agradecimiento final con el que S. Teresa de Jesús concluía su bienvenida. 

 

La Madre con la capa y bordón de peregrina.

  Las palabras de S Yvonne a todos los presentes nos     hablan de quien inicia también una peregrinación interior, de quien quiere compartir camino con otros caminantes y dejarse tocar por la experiencia del camino:

 

"Siento que me voy a encontrar en casa, lo siento así ya con vuestra presencia aquí.  Vengo con mucha alegría, con mucho deseo de conocer, de entrar en relación entre nosotros. Pienso que nunca sucede nada por casualidad, las relaciones que vamos creando, el conocernos… algo cambia en nuestra vida. Yo estoy segura que voy a regresar a Roma diferente de lo que he llegado hoy, enriquecida por las relaciones y por la experiencia con vosotros. Quiero estar disponible para caminar juntos, con vosotros, hacer un trecho del camino juntos. Es el Señor quien nos guía.

Yo hago la experiencia de pasar por diferentes partes del mundo y yo digo que nunca salgo de casa porque desde las Islas Samoa hasta América latina pasando por Santiago de Compostela, Caldas de Reyes… la casa es la misma y eso es muy bonito. Somos una familia y cuando nos acogemos nos sentimos familia. Esta tierra es tierra santa por la presencia del Apóstol y de tantos peregrinos que siguen viniendo desde hace tanto tiempo y que cambian su vida viniendo aquí, jóvenes, adultos, familias... Quiero llegar con esta misma disponibilidad para dejarme tocar por esta experiencia de fe en contacto con Santiago. ¡Muchas gracias!”

 

Tras los saludos, un momento para compartir el “pan del camino” entre los peregrinos allí congregados, momento de familia. También un aeropuerto puede convertirse en espacio de intimidad para compartir el pan y la fraternidad.

Retomadas las fuerzas es hora de ponerse en camino a Caldas de Reis, primera etapa de su peregrinación. Mañana una jornada intensa de camino espera a todos.

 
 
 

3 comentarios:

  1. Gracias por compartir, casi en tiempo real, la visita de M Yvonne a vuestra casa, nuestra casa. Os acompañamos con interés, disponibilidad y oración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las alegrías grandes el corazón necesita compartirlas pronto...

      Eliminar